Corrección de Orejas

La oreja es una de las partes del cuerpo humano que podrá tener el estigma familiar: “El hijo tiene las orejas de su padre”, Muchas veces la oreja en abano es encontrada en varios miembros de una misma familia lo que constituye una identificación negativa, por el hecho de generar chistes y relajos en la infancia, trayendo como consecuencia marcas profundas en el comportamiento del niño. Siendo así, existe una edad ideal para realizar este tipo de cirugía, de los 5 a los 7 años, período en el que la oreja está totalmente formada y casi del mismo

tamaño que la oreja de un adulto. Además, por tratarse de un período de edad pre-escolar, en esta fase comienzan los problemas de orden psicológico.
La cicatriz de esta cirugía es prácticamente imperceptible, por encontrarse la misma detrás de la oreja, en el surco formado por esta y el cráneo. Además de tratarse de una piel bastante fina, la cicatriz tiende a hacerse imperceptible, aún cuando algunas técnicas usan una pequeña cicatriz en la cara anterior de la misma.

El tipo de anestesia es local asociada a sedación en adultos según criterio del cirujano plástico, viéndonos obligados en algunos niños a realizarla con anestesia general.
Es una cirugía en que el paciente es dado de alta el mismo día, no durando el procedimiento en sí más de 90 minutos. Se recomienda el uso de un tipo de faja como la de los tenistas durante el postoperatorio, a fin de proteger las orejas, sobre todo en niños.

Los puntos son retirados a los ocho días, y no se presenta dolor al retirar los mismos. El resultado definitivo podrá apreciarse a los 4 meses del postoperatorio.

orejas